miércoles, 17 de enero de 2007

Y LLEGÓ HERNANDO, Y SE HIZO EL CHECKLIST

El mes de diciembre pasado me llevé uno de los sustos de mi vida al ver el checklist DC de Planeta. Primero, por el simple hecho de verlo. Segundo, por lo copioso.

Ha hecho falta año y medio para que Planeta (¡Planeta!) empezara a tener un plan definido sobre cómo editar DC en España. La pérdida de Marvel a manos de una Panini que había decidido quedarse con los juguetes, había creado el desconcierto en la cúpula de la editorial. Primero, la dimisión de Jesús Pece. Luego, el natural fichaje de Alejandro Viturtia para hacer en Panini lo que hacía en Planeta. Yo pienso que Viturtia podría haber manejado DC sin demasiados problemas. O no pudo, o no le interesó.

En verano de 2006 se anunció que Planeta DeAgostini fichaba a David Hernando como Editor DC. Hernando, al que adivino veinteañero, se fogueó en el campo teórico en la órbita de Dolmen. Y ha demostrado que conoce de sobra el material que trata. Domina la historia de nuestro medio y no pretende inventar nada. Su política editorial es una actualización de la que hizo Zinco en 1986-1987, aprovechando un megaevento que "resetea" el Universo DC para organizar los lanzamientos editoriales y lavar la cara de los tebeos mediante artículos, secciones informativas y, oh, sí, un checklist. Con 38 novedades. Y, sobre todo, con ganas de hacer las cosas bien y respetuosamente.

Como muestra, el botón en forma de carta del Editor que aparecía como encarte en el nº 16 del Coleccionable del Superman de John Byrne, una colección plagada de páginas borrosas, adivino que escaneadas con una calidad que clamaba al cielo. En dicha nota informativa se pedían disculpas por las deficiencias aparecidas y se anunciaba un cambio en la periodicidad de la colección. Qué menos. Qué poco acostumbrados estamos a esto.

Hernando parece tener muchos y buenos planes para DC. Los cuenta quincenalmente en la web La Zona Negativa. Los que hemos echado los pelillos genitales con DC nos merecemos que Hernando triunfe. Y que le dejen triunfar.

Un aparte: ojo a los Clásicos DC, unos grandes desconocidos en España. Lo que Stan Lee tenía de humor y melodrama lo tenían de imaginación y desparpajo Gardner Fox, Robert Kanigher o John Broome. ¡Y en las historias salían gorilas gigantes!

¿Triunfará Hernando? ¿Cuál es vuestro tebeo DC favorito? ¿Has tenido fantasías sexuales con gorilas gigantes?

8 comentarios:

Atarieterno dijo...

Bueno, bueno.
Como todavía no he terminado el cursillo de adivino, no puedo augurar el futuro editorial con este chico, pero casi siempre suele notarse cierta actividad vertiginosa cuando se producen estos cambios, aunque no sea siempre para bien. Esperemos que esta sangre nueva impulse a la editorial en pro de algunos de los objetivos que cualquier lector reclamaría (creo que incluso por agravios comparativos con otro tipo de lectura), como pueden ser: periodicidad definida, traducciones dignas, formatos uniformes (estamos en la era digital, y los guillotinados algunas veces parecen que tienen una tolerancia de + - medio centímetro), precios razonables, y otros aspectos que seguro no son demasiado pedir.
Lo triste es que como dirían los del grupo "La Polla Records": "... ¡come mierda y págala!", y esto sí que deberíamos frenar, no conformándonos con cualquier cosa (esto sí es mucho pedir).

Querido "Machucablog" (me ha gustado ese apodo en plan broma -creo que lo inventó Grego, ¿no?-), mis tebeos favoritos DC son aquellos en que el rey Kirby participó, por su quasi-carácter de rarezas, y también toda la etapa de Supermán y Batman con la cintura de la talla 64 (ufff... recuerdos nostálgicos de las publicaciones de Novaro).

Referente a las fantasías sexuales con gorilas gigantes: no las he tenido (doy gracias a Dios por ello), pero curiosamente sí que he soñado muchas veces que me violaban un puñado de amazonas, a cual más jamona, jejeje (no había ni una fea, qué casualidad).

Machuca, me gustaría preguntarte, (o que incluyeras como entrada si así lo considerases de interés), ¿crees que la figura del librero -si llamamos así a nuestros vendedores de tebeos- juega un papel importante dentro de esta industria?, ¿hasta qué punto puede influir en la difusión de una obra, sobre todo de autores españoles?, ¿te hacen descuentos por buen cliente?, ¿haces vudú con un muñeco de tu librero cuando se le olvida guardarte ese número que coleccionas?; algunos brillantes, otros indeseables, pero ¿alguno dice la verdad?... anécdotas, dimes, diretes..., porfa, respóndeme después de la publicidad, o cuando te salga de los oeufs.

José Enrique Machuca dijo...

Me apunto el tema del librero como especie endémica para el próximo post, aunque hasta el sábado o el domingo no voy a poder meterle mano. Tengo que decidir si opto por el tono nostálgico-sentimental, el técnico o el reivindicativo. Veremos.

Y no, no, Machucablog no soy yo, sino el nombre que le ha dado Grego al "blog de Machuca". Pero mola, sí.

Grego dijo...

Hasta la fecha, los editores de tebeos han vivido enzarzados en sus disputas partidarias, cuyo beneficio, cuando lo hubiere, no es para el fandom, sino para ellos mismos. La filosofía de este comportamiento no es otra que llevarse el sueldo limpio, el gato al agua y el culo a la poltrona. Punto. Desde abajo se les puede censurar esa actitud propia de corral de gallinas, pero no se pueden tomar medidas de mayor alcance.

Si lo mejor de la edición de comics DC por parte de PdA es la inclusión de un checklist (y de ahí mi biepensante primo deduce ganas de hacer las cosas bien y respetuosamente), apaga y vámonos. Si lo mejor del futuro es la inclusión de una nota del editor de turno disculpándose por las deficiencias aparecidas en un tebeo, me quedo en casa.

Que el tal Hernando parezca tener muchos y buenos planes para DC, me la trae al fresco. Yo tenía muchos y buenos planes para Brianna Banks, y fíjense. Ni caso.

A lo mejor es que hemos olvidado que la división de tebeos de PdA no es más que uno de los muuuuchos vagones de una gran editorial. Y que descarrile, antes o despues, no resuelve nada para el devenir de ese monstruo editor.

Está más que claro que lo que hace funcionar una línea determinada de tebeos no es la calidad de la edición, el respeto al original, la genialidad del guión o los monstruos con muchas vocales en su nombre. Lo que realmente hace funcionar a Marvel, DC, Image o como-quiera-que-se-llame la editorial de turno, es la marea humana que acude en tropel al quiosco a dejarse las perras en unos comics sin tener en cuenta fallos garrafales, menosprecios varios y fraudes viñeteros.

La edición de tebeos, considerada como profesión y modus vivendi, no tiene por qué ser diferente de cualquier otro oficio. Ocho horas mínimo y después a casita, a desconectar. Sin accidentes de trabajo ni enfermedad profesional (salvo el mobbing de Martín el fantasma).

Y eso, amiguitos, no lo cambia ni las buenas intenciones ni el puto checklist.

Peter Griffin dijo...

Las buenas intenciones, que no dudo que Hernando las tenga, al final se quedarán atrapadas en las ruedas de la maquinaria de la empresa. No se puede hacer cambiar de rumbo a un trasatlántico tan gordo como Planeta con un cambio brusco de timón. Como empresa grande, buscarán beneficios, y no ayudar al pobre friki.
Por ahora, Hernando es un relaciones públicas con buenas intenciones. Planeta tiene que cambiar muchas cosas -esos diez titanes y esas Gonder Coman-. Ojalá lleguen a concretarse.
¿Gorilas gigantes? ¿Quién los quiere, teniendo marsupiales?
Felicidades por el blog, que he descubierto desde el enlace de la Cárcel.

Atarieterno dijo...

Quiero precisar lo siguiente: este comentario que seguidamente haré, para nada está contra nuestro contertulio Peter Griffin, (al que saludo desde aquí), aunque algunos de sus términos me han recordado ciertos tópicos que me enervan sobremanera.
(Absténganse de continuar leyendo esta entrada los menores de 18 anos, digo años, así como todo aquel que beba cola light).

En mi insignificante opinión, creo que ni las editoriales son tan "gigantes" ni nosotros tan "frikis"; respecto al primer calificativo, en el hipotético caso de que NADIE comprara tebeos, seguramente PlanetaDeAgustitos sobreviviría (aunque sea vendiendo condones), pero no creo que le hiciera mucha gracia el asunto, es más, creo que le haría bastante pupita, pues este "submundo" nuestro genera importantes beneficios cuando la máquina está funcionando (aunque se cancelen algunas series por falta de ventas). ¿Alguien cree que vender colecciones en DVDs de "La abeja Maya", "Marco" y otras hierbas de nuestra época, puede competir con la industria del tebeo?, ¿quízás los cachivaches para montar por entregas?... ¡¡y una mierda!!, los tebeos los venden sin necesidad de gastarse ni un céntimo en publicidad televisiva.
No subestimemos el potencial que tenemos los compradores, pues a las malas podríamos sobrevivir sin tebeos, pero las editoriales no existirían sin nosotros.

Ahora vamos a los "frikis", osease, a nusotros. Que nosotros mismos nos cataloguemos de frikis, zombies, etc, etc, de una forma humorística, pues vale; pero OJO, resulta que curiosamente ES ASÍ COMO NOS VE EL RESTO DE LA SOCIEDAD, editoriales incluidas, con los riesgos que esto conlleva (por ejemplo intentar el "todo vale" por parte de las editoriales y aún así contar con un nutrido grupo de incondicionales que soportarán sus abusos en todos los sentidos).
Supongo que para la mayoría de la gente, el hecho de ver a unos señores cuarentones (o décadas limítrofes) utilizando su tiempo para leer-hablar-escribir sobre tebeos, supone algo bastante "friki", digno incluso de algún que otro chiste o burla... ¡¡pues maldita la gracia que me hace!!. Resulta que si acostumbras a ver un concierto sinfónico todos los meses, te presuponen una persona de buen gusto (aunque seas un ceporro, que se duerme en el concierto y tira pedos). Si por ventura eres lector de libros, ¡qué señor más culto!, nos lo podemos imaginar posando junto a su biblioteca, con unas gafas que para nada le afean (y todo esto, aunque compre libros simplemente a petición de su mujer, para adornar las estanterías). También puedes coleccionar estampas de cine, o incluso sellos, que rápidamente te mirarán con respeto, ¡qué detallista!, ¡qué nostalgia!, ¡¡si casi es un arqueólogo!! (podemos visualizarlo con un chaleco de lana, provisto de coderas y fumando en una aromática pipa). Puedes ser cinéfilo, o decir que escuchas a Frank Zappa o King Crimson, que siempre queda interesante (aunque compres el disco y ni lo desprecintes), pero... ¡¡hay de ti como seas un lector de tebeos!!, ¡menudo inmaduro!, ¡anda que no tendrá pajaritos en la cabeza!, ¡eso es de vagos!... y todo esto sin importar que tengas un par de carreras, o sea cual sea tu puesto de trabajo, logros personales, ni nada de nada. Supongo que si vives (o intentas vivir) del trabajo de dibujante o guionista de cómics, pasará tres cuartos de lo mismo (total, gente de mal vivir todos... ¡¡que hagan dibujo técnico!!).
Es evidente el tocamiento de cojones que me produce la infravaloración que sufrimos, por ello pido por favor que no lo hagamos nosotros mismos. Nosotros somos tan "frikis" como puedan serlo los anteriormente citados, o los que pagan importantes sumas y dedican bastante tiempo a tirotear a los animales (¡qué varonil queda la ropa de camuflaje!, y si es en la taberna, mejor), o pelearse con otros a causa de su equipo de fútbol (¡el que no quiere a su equipo no quiere ni a su madre!)...

Dicen que a todo se acostumbra uno (aunque yo creo que a lo bueno antes que a lo malo), y esto es un sambenito que llevamos desde siempre (pero yo no logro acostumbrarme -¿se me nota mucho?-).

Imaginemos un chico todavía con granos, haciendo prácticas para su escuela de periodismo, o mejor una chica cuyos pechos empitonan a Machuca o a Grego mientras le pregunta: "¿Es usted un friki?".

¡¡A tomar por culo la pelota!!.

Peter Griffin dijo...

Estoy de acuerdo con atarieterno, que es enervante cómo los medios, y por tanto las empresas, retratan a todo nuestro estrato, el que roza la cuarentena y maneja el poder adquisitivo. Si no, a ver cómo se explica tanto Marco y tanta Heidi para regalar a nuestros hijos (¡Chris, deja a ese mono!).
Pero también nuestra afición, con todo lo respetable que es, atrae a cierto tipo de personas-seres, como los que hicieron aquel Día del Orgullo Friki, con el consiguiente circo patéticomediático. Y así sale retratado nuestro estrato.

Grego dijo...

¿Cuando dice usted que me tienen que empitonar los pechos de alguien? Es para ducharme y tomar penicilina, que nunca se sabe...

José Enrique Machuca dijo...

Atarieterno: Tus deseos son órdenes, como habrás visto ya.

Peter Griffin: Gracias por los halagos. Me apunto cosas que dices para una futura entrada. Corre la voz.

¿Penicilina, primo?