jueves, 8 de marzo de 2007

A VUELTAS CON LOS PREMIOS

Ya he recibido la relación de nominados a los premios del Saló de Barcelona y, como ya dije, no voto. Entre otras cosas porque no he leído nada de lo que está nominado. Es decir, Bone sí, pero se trata de una reedición de Astiberri de una obra ya publicada por Dude y que cuando Dude publicó no recibió premio alguno. No debería, tampoco ahora, ser premiada.

Y es que de la mayoría de las obras nominadas no me suena ni el nombre. Eso, claro está, es culpa mía, de mi cerrazón a otros tipos de tebeos (en este blog ya me he retratado sobre mis gustos), y de ser un aficionado de provincias sin acceso cotidiano a una librería. Por ejemplo, en el apartado de Mejor obra extranjera publicada en España en 2006: Apuntes para una historia de guerra, de Gipi. No. Ice Heave, de Daniel Clowes. Vale, Clowes sí, tengo alguna cosa suya, pero el tebeo, nanay. Los combates cotidianos 3 de Manu Larcenet ¿Es que había un Los combates cotidianos 1? Metralla, de Rutu Modan... Bufff. Y lo mismo del resto de nominados. Donde más conocimiento de causa tengo es en la parte de revistas y fanzines. Algo es algo. Si miramos las editoriales, no hay nada de Planeta, nada de Panini, nada de Glenat y una sola nominación de Norma. Y en el ya comentado (no)Premio a la divulgación de la historieta tenemos a Alvaro Pons, Antoni Guiral, Jordi Costa, Manuel Darias y Miradas 2.

Las nominaciones que comento son las de los premios “importantes”, los otorgados por “los profesionales de la historieta de España (autores, editores, distribuidores, libreros, críticos y periodistas especializados)”. Hay un apartado dedicado a la votación popular y sus resultados suelen ser diferentes a los premios “profesionales” aunque, en ocasiones, aún más sorprendentes.


Dejando aparte mi incultura, las minoritarias obras elegidas por los profesionales de este negocio (me niego a llamarlo “industria”) son un síntoma más que evidente del divorcio entre profesionales y público. Se supone que estos premios son los más importantes que se conceden en España. Nuestros Oscars. Pero mirad los Oscars. O los Goya. Las obras nominadas habrán tenido más o menos éxito en taquilla pero no son oscuras obras que han pasado por locales de arte y ensayo. La industria del cine americana premia a sus grandes obras, conciliando arte y popularidad. Un año puede ser algo como Crash. Otro puede ser Titanic. Incluso películas palomiteras como la saga de Piratas del Caribe reciben sus premios técnicos. En el mundo del comic, no sólo en España, el gusto popular (las ventas), y el parecer de los profesionales van cada uno por su lado.

Parece que tenemos unos profesionales que no editan lo que les gustaría. O que, directamente, no les gusta lo que editan. Lo cual explicaría muchas cosas. O quizás, de un colectivo de mil, votan diez. Porque al resto no les importa un bledo estos premios. Ganar un Oscar le da a una película una inyección en taquilla y ventas de DVD. Ganar un premio del Saló, orgullo profesional aparte, no significa nada. Y así le va a este negocio.

Y hablando de Salones, el sábado estoy en el Salón de Granada. Algo contaré el domingo. Luego, un descanso para poder corregir exámenes y otros menesteres.

¿Conoces a alguien que se haya hecho millonario tras ganar un Premio del Saló? ¿Conoces a alguien que se haya hecho millonario? ¿Eres millonario? ¿Sabías que este blog acepta colaboraciones pecuniarias?