lunes, 5 de marzo de 2007

TÚ PUEDES SER UN HÉROE

La mejor historia de superhéroes del último año no está en un tebeo. Es una serie de televisión y se llama Heroes.

Un grupo de personas sin relación aparente entre ellas descubren que tienen habilidades especiales: un aspirante al Congreso, un enfermero, una animadora de Instituto, un policía, un ama de casa que vive del ciberporno, un ladronzuelo de poca monta, un dibujante de comics, un informático japonés... Los poderes tampoco brillan por su originalidad: invulnerabilidad, superfuerza, vuelo, telepatía, control espaciotemporal, don profético, intangibilidad,... Para más inri una organización secreta se dedica a capturar a la gente con superpoderes que va localizando mientras que un profesor hindú intenta hacer lo propio para ayudarles a controlar sus habilidades. Todo ya visto en series como Rising Stars, Supreme Power o Los 4400.

Contado así, invita al bostezo. Sin embargo la serie está tan bien escrita, dirigida e interpretada que cada capítulo es una llamada a ver el siguiente. La historia comprende tanto la peripecia vital de su extenso reparto como un argumento de corte apocalíptico que los protagonistas, eventualmente, deberán evitar. O no. Los personajes son increíblemente creíbles en sus dudas y miedos por su nueva realidad y van evolucionando a lo largo de los capítulos y no siempre como se espera, aunque siempre de forma lógica y coherente. Porque en Heroes los buenos hacen cosas malas y los malos aman a su familia. El trasiego de personajes es constante: hay muertes, nuevos personajes, cambios drásticos,... A esto ayuda un excelente y ajustado reparto, una magnífica dirección y unos efectos especiales medidos pero muy conseguidos.

La estrella de la serie, al menos para los aficionados al comic, es Hiro Nakamura, el informático friki japonés que cree en su destino como superhéroe y cuyo camino iniciático es la columna vertebral de la serie. Es difícil no prendarte de este personaje y de la estupenda interpretación de Masi Oka que con sólo ocho capítulos ya le valió una nominación a los Globos de Oro. Además Oka es infógrafo en Industrial Light & Magic y acaba de ganar un Oscar por su trabajo en Piratas del Caribe 2. Alguien hará camisetas con el lema “Todos somos Hiro” y yo compraré una. O la haré yo.

Otro detalle curioso es que Jeph Loeb, que forma parte del equipo de guionistas, ha enchufado a Tim Sale como artista de los comics que aparecen en la serie.

Esta serie nace en el momento y lugar oportunos. La televisión americana está haciendo la mejor ficción audiovisual de la actualidad y esta serie surge de esa ola de creatividad. Además, desde hace varios años el concepto del superhéroe se ha adueñado de las carteleras y es ya un género totalmente aceptado por el público medio. La gracia, triste gracia, es que esta serie, o El protegido, o Los Increíbles o Matrix, aun bebiendo de 70 años de género superheroico acaben resultando más interesantes y emocionantes que cualquier tebeo de los que leemos a diario. Curiosamente ninguna se basa directamente en personajes ya establecidos.

Aunque nos estamos acostumbrando a que series como Perdidos o Prison Break empiecen muy fuerte y acaben siendo un bluff, Heroes tiene un potencial enorme que el equipo de guionistas parece estar capacitado para explotar. Y si al final, como en Perdidos, se pierden en sus propias trampas argumentales siempre tendremos un puñado de episodios magníficos.

Heroes la emiten el canal SciFi Channel y, aunque parecía carne de LaSexta o Cuatro, la están emitiendo algunos canales autonómicos. Tenéis que pillarla. De veras.

¿A alguien más le parece cabezuda la animadora de Heroes? ¿Cuántos metros le miden las piernas a la rubia buenorra? ¿Cuántos habéis achinado los ojos ante el espejo y habéis gritado “¡Yataaaaaaá!”?