miércoles, 26 de diciembre de 2007

WINICK

El programa más longevo de la MTV yanqui es The Real World, un título de lo más falso para un programa a lo Gran Hermano. Cada temporada, y van veinte, se rueda en una ciudad distinta y Judd Winick participó en la que se produjo en San Francisco en 1994.

Judd Winick era un neoyorquino del 70 que había visto frustrados sus intentos de publicar a nivel nacional su tira cómica Nuts and Bolts que había desarrollado para el periódico de la Universidad de Michigan. En aquella época compartía piso con el ahora famoso Brad Meltzer (Crisis de Identidad, JLA,...) y vio la participación en el programa de la MTV como una oportunidad de impulsar su carrera profesional. Allí consiguió amigos, novia e inspiración.

Lo de los “experimentos sociológicos” no es un invento de Mercedes Milá. Los productores del programa les dijeron a los concursantes que uno de ellos era enfermo de sida, pero no quién era. Como es habitual en estos programas Winick creó lazos de amistad con varios concursantes, como la asiática Pam Ling y el cubano Pedro Zamora. La primera acabó convirtiéndose en su novia y el segundo resultó ser el enfermo de sida.

La amistad con Zamora hizo que Ling y Winick desarrollaran una alta sensibilidad respecto al problema del sida y de los derechos de los homosexuales que se acentuó con el fallecimiento de Zamora a finales de 1994. Cuando abandonó el programa, Winick empezó a trabajar de ilustrador y a colaborar con Oni Press. Para Image creó The Adventures of Barry Ween, Boy Genius, al estilo del Jack B. Quick de Alan Moore o de Jimmy Neutron y en el 2000 publicó Pedro and Me: Friendship, Loss, and What I Learned, relato autobiográfico de su amistad con Pedro Zamora que le hizo famoso y multipremiado y llamó la atención de Marvel y DC.

Winick tiene el notable talento de colar en un entorno superheroico historias relacionadas con los temas que le interesan. Así, en Exiles, la Fuego Solar del grupo resulta ser lesbiana; en Green Lantern uno de los secundarios sale del armario y es objeto de una agresión homófoba; en Green Arrow la ex prostituta juvenil Mia se declara enferma de sida y se convierte en sidekick del protagonista; en Outsiders la forzuda Grace pasó su infancia obligada a prostituirse y en la actualidad mantiene una relación lésbica con la hija de Relámpago Negro; su miniserie para Vertigo Blood and Water contaba la historia de un enfermo terminal al que dos vampiros quieren dar la vida eterna; en Superman/Shazam: First Thunder, el enésimo intento de DC de revivir al Capitán Marvel, Billy Batson es un niño vagabundo, otra de las preocupaciones de Winick, y el final de esta historia es de lo más bonito que he leído en mucho tiempo. Y sin que tenga mucho que ver con la temática gay Winick fue responsable de la resurrección de Jason Todd, el segundo Robin. Aunque según Jotacé, y siendo Robin....

Al seguidor habitual del Universo DC le puede parecer que la mitad de las series las escribe Geoff Johns y la otra mitad Judd Winick. Sin ser espectacular, Winick es muy efectivo y en ocasiones consigue resultados más que satisfactorios. No deslumbra, pero no decepciona. Su Green Arrow es, probablemente, lo mejor que salió de la maniobra One Year Later. Y se apaña para que sus obsesiones no eclipsen la trama principal, aunque es esta temática la que le ha proporcionado proyección mediática en varias ocasiones, para satisfacción de los editores de DC.

Moraleja: De programas tipo Gran Hermano no sólo salen putas, chorizos y travestis. También pueden surgir autores de comics. Que no es exactamente lo mismo, malpensados.

5 comentarios:

Yogur dijo...

Lo primero de todo: FELIZ NAVIDANCIA (Que me ha dao por felicitar así ;P) y lo segundo que me ha encantado el artículo y conocer algo más a un guionista que, como bien dices, no deslumbra pero que trabaja con cierto oficio (Hay algunos guionistas que, en vista de sus despropósitos, ni eso...)

Rober dijo...

A Mí tb me parece un buen guionista. trata muy bien temas sociales y asuntos espinoso pero también sabe contar historia de superh´roes muy buenas. Saludos

El Tití Ribiera. dijo...

¡Jo, lo que me pierdo por no seguir los Outsiders!
Ismael, el Tití Ribiera.

J Calduch dijo...

Winick es muy agradable de leer, todavía pienso que Exiles se mantiene o mantenía en el mercado por rentas de su etapa. Aunque ahora que enumeras los temas que toca hasta parece que puede parecer cansino. Me lo imagino tomando, por ejemplo, Spidermna y venga todos a preguntarse qué secundario saldrá del armario (Flash Thompson, por supuesto).

El Pedro and Me no es nada empalagoso, si podéis conseguidlo.

José Enrique Machuca dijo...

Winick es un representante de esa "clase media" que sabe hacer funcionar un tebeo y es capaz de meter chicha sin molestar, y me alegra comprobar que no soy el único que aprecia esa cualidad.

Esta entrada la tenía preparada hace más de un mes, pero quería esperar a que se me bajara de la mula el "Pedro and Me" para completar el artículo. Y bajar, baja, pero lento lento lento.