jueves, 10 de enero de 2008

¡AAAAAAAAAAAAH, LA MUETTE!!!

Como parte de la realidad que es, la muerte también se refleja en la ficción, no sólo como hecho, sino como personaje. En Marvel es una mujer callada y esaboría que tiene amargadito al pobre Thanos. En DC es la pizpireta hermana de Sandman y, probablemente, la mejor creación de Neil Gaiman.
En la realidad, la muerte es segura e inevitable. En la ficción no. O, al menos, hasta hace poco. Cuando Aquiles, Ajax, el Cid, el Quijote o Hamlet mueren, mueren de verdad. Hasta el siglo XIX. Tras varias aventuras Alejandro Dumas acabó por cargarse a sus mosqueteros, pero Conan Doyle no pudo resistir la presión popular y resucitó a Holmes. Al menos en todos estos casos hay un autor que decide y que, dado el caso, puede encastillarse y decir de su personaje: "Está muerto, muerto y más que muerto." Pero cuando el "autor" es una corporación despídete, que ahí no muere ni el Tato. Excepto como recurso comercial y sabiendo que siempre, siempre, volverá de entre los muertos de una manera más o menos imaginativa.
Si hacemos un repaso a vuelapluma -seguro que a vosotros, mentes preclaras, se os ocurren más-, la tía May murió pero resultó ser una doble pagada por Norman Osborne que engañó hasta a Peter Parker, que ni sentido arácnido ni gaitas.
Superman murió clínicamente a manos de Doomsday, pero cuando iba hacia la luz llegó el espíritu de un infartado Pa Kent que le tiró de la capa y lo trajo de vuelta, para volver unos meses después con melenita y traje de David Meca. (Sin anuncios de plátanos de Canarias).
Fénix duró muerta más tiempo de lo que se podría pensar, habida cuenta que lleva la resurrección en su nombre. En realidad Fénix no era Jean Grey, sino una entidad cósmica que la puso en animación suspendida y tomó su lugar. Morrison mató, esta vez sí, a Jean Grey que, por ahora, parece, es posible, sigue muerta.
Norman Osborn, empalado por su planeador de Duende Verde, clavado en la pared, chorreando sangre como un marrano, no muere finalmente sino que el suero que le da superfuerza también le da un factor curativo. Pero no le cambia el peinado ese tan raro.
Bucky pareció estallar en el aire junto a un misil nazi pero al caer en el agua fue rescatado por un submarino soviético que lo llevó a Rusia, donde fue convertido en el Soldado de Invierno. (¿Habrá Soldado de Primavera?. Me lo apunto.)
Jason Todd, el segundo Robin, muere apalancado por el Joker. Es decir, a golpes de palanqueta. En los preludios de Crisis Infinita Superboy-Prime golpea el muro de la realidad y provoca cambios en la continuidad, entre ellos la resurrección de Todd.
Thor murió tras acabar con el ciclo eterno del Ragnarok pero ya lo tenemos ya en su nueva serie, que para eso es un dios.
Lo de Green Arrow es complicadillo. Muere desactivando (mal) una bomba de un grupo terrorista en un avión, pero Hal Jordan lo resucita, aunque según Kevin Smith, sin alma y sólo con los recuerdos anteriores a la excelente miniserie de Mike Grell, donde mataba al violador de su novia Canario Negro. Finalmente, el alma vuelve a su cuerpo.
Ser arquero debe ser muy chungo, porque mueren como moscas. Ojo de Halcón dos veces. En Vengadores Desunidos en la explosión de una nave Kree. Resucita en Dinastía de M, pero vuelve a morir allí. Y cuando la realidad se restaura, aparece vivito y coleando. Las cosas de la magia. No hay nada como la magia para explicar lo inexplicable.
Coloso se inyectó la vacuna contra el virus del legado, vacuna rara rara que mataba al vacunado pero curaba a los que no se vacunan. Sí, el guionista era Scott Lobdell. Kitty Pride hasta esparció sus cenizas por Siberia -las del ruso, no las de Lobdell-, pero no eran del cuerpo de Coloso, sino de los puros de Lobezno, porque el cuerpo de Coloso fue robado y resucitado por ciencia extraterrestre.
La del Castigador fue tremendo. La verdad es que no recuerdo cómo murió, y ni la wikipedia ni la propia Marvel lo aclaran. El caso es que lo hicieron volver como agente celestial, y como aquello no se lo tragó nadie, pues Ennis lo hizo volver aduciendo que a Frank Castle no lo aguantaban ni en el infierno. Con un par.
Y así sucesivamente.
Algunos personajes resisten. El Capitán América sigue muerto, aunque ya prometen su reaparición, pero no necesariamente, la de Steve Rogers. De todas formas la que más aguanta es Gwen Stacy. Y el tío Ben.Y Harry Osborn. Por ahora.
La ficción comiquera ha trivializado la muerte y la resurrección, algo tan serio en tiempos que hasta ha originado una religión. Aunque también ha tenido sus momentos, la ficción televisiva es más férrea con estas cosas, sobre todo en la nueva hornada de grandes series televisivas. Muchas veces la muerte es la manera de quitarse de en medio a un actor coñazo, borracho, o que pide más dinero, pero las más de las veces es un poderoso recurso dramático, y ahí tenemos la muerte del doctor Greene en Urgencias o alguna de las muertes de Perdidos. Claro que en todas partes cuecen habas y en la séptima temporada de 24 uno de los buenos muertos en la quinta temporada reaparece en plan villanesco. Más tebeero, imposible.
Pero mientras que en las series de televisión crean nuevos personajes para sustituir a los difuntos, en los tebeos han preferido pensar que una resurrección es más llamativa. Por supuesto lo que se repite mucho no llama la atención. Quesada juró y perjuró que no habría resurrecciones durante su regencia editorial, "salvo que la historia merezca realmente la pena". Y eso puede valer para la saga de el Soldado de Invierno, pero hay algunas cosas que hemos visto y que, peor, veremos, que no merecen la pena.
Pero, claro, como dicen Faemino y Cansado todo lo hacen por la pasta.

7 comentarios:

el mas turbado dijo...

Bueno, pues qui�n mejor que Deadman para presentar esta serie de "muertos vivientes", que desde el primer cap�tulo ya muri� y sin embargo hizo toda una serie, jejejeje.
Me compr� todo lo que sali� en su mes dedicado, y bueno... nostalgias y coleccionismo vicioso aparte: tela marinera.
Un saludito.

Yogur dijo...

Yo siempre he estado en contra de las resurrecciones. Si no quieres usar un personaje pues sácalo de la colección con alguna buena excusa y ya está porque puede que otro guionista sea capaz de desarrollar buenas ideas para él. Si se mata a alguien este alguien debería permanecer muerto porque si no, se pierde el impacto inicial de la pérdida. Antes te mataban a un personaje y eso era un duelo, te quitaban algo tuyo, ahora solo esperamos a saber cuando volverá. En el único caso en que un personaje podría resucitar sería cuando su muerte no estuviese clara porque ahí puede buscarse una explicación pero si ya explican de una forma evidente que ha fallecido pues el muerto al hoyo y el vivo al bollo!

Jose dijo...

Sus habeis olvidao del Magneto, que me imagino que por cuestiones de magnetismo personal con algún que otro editor/guionista de turno va y viene por el sendero de los muertos como Pedro por su casa... y referente al personaje de 24 que vuelve solo diré que no, no es negro.

José Enrique Machuca dijo...

Es que los villanos vienen con certificado de resurrección. Puse el ejemplo del Duende Verde por ser el villano del que nadie pensaba que podría resucitar, habida cuenta de que cometió EL asesinato por antonomasia del Universo Marvel, capaz de traumatizar a decenas de miles de lectores. Que siguen traumatizados.

Zantoblin dijo...

Para resurrecciones polémicas, yo recuerdo a la de Elektra. ¡Qué verguenza!
Por cierto, ave de trueno (el de Giant Size X-men) sigue muerto, ¿verdad?

José Enrique Machuca dijo...

Turbado: A Deadman lo matarían si lo resucitaran, jeje.

Yogur: 100% de acuerdo. Este rollo muerte-resurrección pretende conseguir una doble sorpresa, pero como tú dices, ni una cosa ni otra lo son. Una de las mejores muertes del comic yanqui fue la de La Patrulla Condenada, que moría en el último número de su serie, a finales de los 60. Eso sí que no se lo esperaba nadie, y convirtió esa serie en motivo de culto. Luego al final resulta que no murió ni uno de los personajes, claro.

Zantoblin. En realidad a Elektra la resucitó Miller en su primera etapa de Daredevil pero luego se empeñó en que era una purificación de su alma, no una resurrección en cuerpo. Él mismo se pilló los dedos.

Lorenzo310576 dijo...

Bueno, pienso que las peliculas que tratan de energizar" por afuera y no por dentro del problema son tapaderas, florcitas para un tanque, etc, y por ejemplo estoy en desacuerdo con la pelicula "Zonade miedo", ni siquiera a un soldado le gustaria que una pelicula asi ganase un oscar, porque?,... porque una persona valiente de verdad arreglaria el problema desde dentro, y si no tiene solución debe ser por algo que esta más adentro aun, no me parece bien la idea de que a uno le hagan pensar que morir es la gloria,... claro es muy estatalizador, muy fijado en las cosas basicas de la vida pero por ejemplo asi de sencillo, yo hubiera hecho una pelicula con la poca gente mestiza que hay acerca de la historia de los irakies, pero como los odiamos tanto por lo de las torres gemelas,... no nos atrevemos a juzgar a quienes nos dicen que no los juzguemos, en su lugar se me ocurre otra idea, algo como un camino perdido de los sicarios frente a la belleza del poco amor que uno obtiene en este mundo como creyente de la vida,... bueno, me despido, godbye.