jueves, 24 de mayo de 2007

YO, YO MISMO Y LAS LIBRERÍAS

Ale, un título para el que me quiera tachar de ególatra. Oferta por tiempo limitado.

En octubre de 1988, recién empezada la carrera en Granada, fui con mi amigo Leo Velasco a buscar la sede de la Sociedad Astronómica, una frikada como otra cualquiera. Preguntando por el sitio nos metimos en una librería... que estaba llena de tebeos. La leyenda era cierta. Las librerías especializadas existían. Esta se llamaba Flash Librería Joven y llevaba poco más de un año abierta. Y estaba a 100 metros escasos de mi piso. Ni hecho a propósito. No llegué a pisar la Sociedad Astronómica. Aquel día hice mi primera compra, los tres números del Batman Año Uno de Zinco. En cinco años me hice amigo de Nico, el dueño, y de la gran mayoría de los clientes habituales. Como toda librería que se precie se convirtió en punto de encuentro, charla y discusión. Era el Comic a Gritos sin teclado, monitor ni seudónimos. Y Nacho Carmona era uno de los habituales, como Juanjo Guarnido, Jesús Merino, Pedro Angosto, Manolo Sicilia y tantos otros. Hasta ayudábamos a Nico a deshacer paquetes, trabajo que nos pagaba con cervezas. Alguno de los parroquianos, como Carlos “Pájaro”, Javi, Antonio o Juan, llegaron a trabajar para Nico y dos de ellos, Javi (Dune Comics) y Antonio (Indiana Comics) acabaron montando su propia tienda.

Durante mis “años oscuros” (del 93 al 98) pedía los tebeos mensualmente por correo a la librería Imágenes de Valencia. Ningún quiosco de Antequera traía tebeos y no tenía medio de transporte propio para ir a Málaga o Granada a comprar. Me decidí por Imágenes por un anuncio que vi en un Dolmen. El servicio fue impecable y la chica que me atendía por teléfono (no me acuerdo el nombre, ¿Mercedes, quizás?) amabilísima. Además, por deformación profesional, o deformación simplemente, como los paquetes venían con el peso pude comprobar que el precio medio del kilo de tebeos, gastos de envío incluidos, era de cuatro mil y pico pesetas. Yo apostaría que ahora ronda los cuarenta y pico euros. Tengo que verificarlo.

En el par de años que estuve trabajando en Megamultimedia en Málaga compré en En Portada (Juan Carlos es el dueño) y en Norma (de Rogelio), ambas a unos 200 metros de la oficina, con lo que la escapadita a la hora de desayunar o almorzar era casi obligada. Ni hecho a propósito. Además, descubrí un mundo nuevo, el de la librería de segunda mano. En Granada había pocas, y en las que había no encontrabas apenas tebeos. Sin embargo las de Málaga estaban bien repletas. Mientras que en Granada hay coleccionistas, en Málaga parece que hay lectores, y que muchos compran, leen y revenden a las librerías de segunda mano, de manera que con un poco de suerte podías encontrar las novedades de dos o tres meses antes a precio bastante inferior. Lo cual está bien si tienes suerte de encontrar lo que buscas y si lo que encuentras no tiene manchas de aceite del bocadillo de atún. Aun así es una opción, sobre todo para cosas bastante antiguas, de la época de Vértice, Forum o Zinco.

Hace tiempo que hay coche y bonitas autovías a Granada y Málaga. De hecho, las visitas a estas ciudades no suelen tener como motivo principal la compra de tebeos, pero ya que vamos... Por ejemplo, suelo ir a consulta médica a Granada (nada grave, gracias por preguntar) y ésta está a 10 metros de Indiana y a 300 de Flash. Norma está en Málaga a 30 metros de El Corte Inglés y enfrente del Zara, así que era fácil dejar a la parienta viendo modelitos y dar una carrerita hasta la librería. Por supuesto, yo siempre terminaba antes que ella. Ni hecho a propósito.

Siempre que viajo me gusta visitar las librerías de los lugares donde voy, pero casi nunca, es lo que tiene viajar acompañado, da lugar.

En Barcelona pude ir a Antifaz, de resonancias míticas por el Fanhunter. Me encontré con una tienda minúscula al final de un estrecho pasillo. “Pensé que eras más alto”. Pues eso.

En Santiago de Compostela visité una librería, Komic, creo, pero no me hagáis caso, donde encontré un número americano de Noble Causes. lo cual me extrañó bastante. El dueño y un cliente me vieron ojearlo y el librero me preguntó que si me gustaba. Le dije que sí (aunque mi intención no era comprarlo) y me contestó que su cliente era el dibujante, Fran Bueno, del cual, debo confesar, nunca había oído hablar. Lo compré, claro, para que me lo firmara, qué remedio, aunque el tío es bastante bueno.

En Salamanca, durante el último viaje del Colegio, me encontré con una librería dos puertas más allá del hotel, en pleno centro de la ciudad, DTbos, cuyo dueño me dijo que llevaba dos meses abierta. Ni hecho a propósito.

Y si Dios y Ryanair quieren estaré en Londres en julio y visitaré, claro que sí, Forbidden Planet... que está a 4 km del hotel. Lo cual, para Londres, tampoco está mal.

Fin de las batallitas. ¿Alguien tiene algo que contar de sus correrías por las librerías? Venga, que hay un link para comentarios justo debajo.

12 comentarios:

Juan dijo...

"Ningún quiosco de Antequera traía tebeos"

Yo los compraba en un quiosco frente al cine Torcal, entre el 90 y el 92, aunque alguno cayó después. De hecho, el ultimo fue el 2 de Ultimate X-Men comprado trás un juicio por un accidente de moto.

Aunqué me gustaria saber quien era el que encargaba los tebeos allí antes, que cuando empecé a ir aquel sitio y veia algo, siempre estaba guardado (Cosas de Zinco, fundamentalmente).

José Enrique Machuca dijo...

Jajajaja. Hola, paisano. El quiosco que dices es, como decimos por aquí, "anca Joaquín". Y el que se guardaba los tebeos era Pepe Díaz. Y sigue comprando allí. Éste y el de la calle Comedias (Antonio "el pelillos"), que es donde yo compro, son los únicos quioscos, que yo sepa, que traen tebeos a Antequera. Y hablamos de un sitio con 45000 habitantes, así que donde haya menos de 30000, crudo lo deben de tener.

Juan dijo...

Y con respecto a batallitas en librerias:

La primera vez fue en Malaga, en una libreria llamada Leyendas, que estaba subiendo para el Campus del Ejido ... y que cerró como al año o así (eso fue en el 92). Dondé encontré los numeros que me faltaban de Watchmen y el Killing Joke de Moore y Bolland. (aunqué fue una visita rara ... y gafada, que iba a mirar las listas de preinscripción en la Universidad y no estaba admitido)

Después me topé con Sneeze Gang (que si ... "por la tele era más alta"), y con otra cercana, que no recuerdo el nombre.

Aunqué donde más he hecho relaciones fue en Cordoba: Ala Delta está muy bien (aunque a veces hay exceso de roleros), y los dueños y el personal atienden maravillosamente. Y Totem es muy rara: entre lo que es Totem y lo que es la libreria de la Corredera (que no recuerdo como se llamaba, con la de tiempo que me he tirado allí: un colega mio entró a currar y me guardaba libros de segunda mano que me gustaban), y las cosas que pasan allí y la manera de tratarte José Maria (el dueño de las dos: yo me sentia como Homer Simpson con el señor Burns, ya que me veia allí un porron de veces pero nunca se acordaba de mi de una vez a otra) ... es dificil describirlo con palabras.

Juan dijo...

Menos de 3000?

Dimelo a mí, que soy de Campillos.

Egoman dijo...

Mal andamos de repertorio cuando echas mano de tus batallitas, Oselito.
Y es "an cá".

José Enrique Machuca dijo...

No, no, si repertorio hay,... aún. Lo que pasa es que volver a hablar de 52 y de Un Año Después (que es lo que haré el miércoles) tan pronto pues no me pegaba y este era un tema que hacía tiempo que quería tocar.

Y sabía que alguien haría el comentario que tú has hecho, Egoman, pero fíjate que en vez de desde la anécdota podría haber hablado del mismo tema pero con epígrafes como: "ubicación comercial de las librerías","función social de la librería", "capacitación profesional del librero", "venta a distancia de comics", "librerías de viejo", "lectores o coleccionistas", "publicidad de librerías", "la librería como factor de promoción artística", "turismo de librerías"... Pero en vez de marcarme un rollo teórico pensé en hacerlo de esta manera.

Y en tu tierra será "an cá" En la mía es "anca", con acento grave y junto.

encapuchado misterioso dijo...

De batallitas nada,
"Gloriosas y épicas batallas" (concretamente los viernes por la tarde) en las que "no es menos que" el valor y la amistad aquello que mantenia a los compañeros unidos frente al enemigo que bla bla bla bla bla ...

Jo, que arranque de nostalgia al leer la crónica.

Retrotraido total
...
Esto suma años
...
oops.

Cuando hables de 52 y Un año despues entrare a comentar mi "crisis de fe" ocasionada por los ultimos comics de supes, sacrificio, la loca de singer, etc.

Creo que cada vez me gustan más los comics... y por eso cada vez leo menos.

Pepe Díaz dijo...

Por alusiones, me estreno en este blog, que ya me tocaba...yo, yo mismo y mis múltiples agobios... en fin...
Sí, sigo comprando "ancagüaquín" (así se pronuncia), pero yo nunca fui de los que reservaban tebeos. No tiene gracia ir a comprar si ya están guardados, nada como la emoción de la caza.
Más adelante, prometo dar la lata con batallitas, por ahora, me conformo con aparecer

Juanmito dijo...

Pues como dueño de la tienda de Salamanca, me alegro que te gustara.

José Enrique Machuca dijo...

Ostras. No tenía ni idea. Si lo llego a saber, me presento. Pues sí, que me gustó. Aún, como era lógico y me contaste, no tenías mucho material, pero estaba accesible y bien ordenado. Espero que el negocio vaya bien. Saludos.

Manuel dijo...

Juan de campillos...?
Lo mismo te conozco, soy de Teba e hice el bachillerato allí.
Después pase unos 6 años en málaga... Norma, Confederación...

Actualmente vivo entre Lucena y Antequera y quería haceros una pregunta ya que en muchos casos la venta de juegos de rol con las de comic están relacionadas... ¿Sabéis de algún sitio en Antequera donde vendan juegos de rol?

José Enrique Machuca dijo...

De rol ni idea. Dudo que en ninguna librería convencional tengan nada. La solución obvia es tirar para Málaga o para Córdoba, lo que te pille más cerca.