martes, 24 de julio de 2007

LONDON FRIKI TOUR (I)

Creo que todo el mundo odia a esos amigos que se van de viaje y luego se empeñan en enseñarte las fotos y los videos. Podéis odiarme. Sé que alguno lo hacéis.

Realmente no tenía intención de contar nada de mi reciente viaje a Londres, porque poquito tiene que ver con la temática del blog, salvo, quizás, hablar de las librerías que he visitado o de cómo editan allí los tebeos, pero me he encontrado con la sorpresa de que Londres es una ciudad con un frikismo latente. O eso, o es que uno ha desarrollado un friki-radar. Pero no, esto no me ha pasado en ningún otro sitio.

Porque, claro, llegas a tu habitación y se parece a la de Los Roper. Obsérvense los variados papeles pintados y la moqueta. Más hort... británico, imposible. Además, el libro de la mesilla de noche es “Los hijos de Anansi”, que me llevé para los ratos aeroportuarios, y que resulta que está ambientada... en Londres. Y yo no lo sabía. El libro, por cierto, sorprendentemente gracioso para ser de Neil Gaiman, aunque con la misma temática de dioses-que-caminan-entre-los-hombres de casi siempre.
En la Rueda del Milenio acababa un capítulo de Global Frequency, el de la experta en parkour que intentaba evitar que un terrorista detonara una bomba biológica. Tengo que releerlo, porque no tengo yo muy claro desde donde saltaba la tipa a la noria esta. Buena serie, por cierto.

Y muy cerca, en County Hall, el antiguo ayuntamiento, te encuentras un montón de stormtroopers apuntándote. Y es que resulta que allí se celebraba la Star Wars Exhibition, una exposición de parafernalia de la Guerra que, aprovechando que el Támesis pasa por Londres, nos prometimos visitar.

Resulta que ese día, el sábado 7, el Tour de Francia salía de Londres, y las calles más céntricas estaban cortadas al tráfico. Sin un coche, y con gente con más pintas de cerveza de la cuenta encima, aquello parecía 28 días después. Por cierto, que la cerveza inglesa es para mariquitas. Con razón pillan las que pillan cuando se vienen para acá y descubren la Cruzcampo...

Por todas partes te encontrabas edificios faliformes de las que hablaban en From Hell, como esta Iglesia de Lancaster Gate.

Y resulta que todos los domingos las verjas de Hyde Park se transforman en una galería de arte. Entre los muchos cuadros, estas muestras de frikismo pictórico, incluyendo émulos del odioso Roy Lichtenstein.


En las tiendas de Notting Hill abundaban los bolsos estilo Austin Powers. También había una tienda de comics antiguos y de ocasión, pero de eso hablaremos más adelante.
La principal razón del viaje era asistir al concierto que mi grupo favorito, Genesis, daba en Londres. Entre su discografía dos canciones hacen referencia a Superman. Y tocaron ambas. En The Carpet Crawlers tenemos:

Mild mannered supermen are held in kryptonite

Y en Land of Confusion, la del video de Spitting Images

Oh, superman, where are you now?
When everything's gone wrong somehow?
The men of steel, these men of power
Are losing control by the hour

En youtube hay cienes y cienes de videos del concierto, en los que podéis ver las pantallas de alta definición más grandes del mundo, entre otras cosas.

Camino del British Museum te topabas con tiendas de juguetes con escaparates como éste:

Y el British, supuesto epítome de la cultura, es, en realidad, un foco de frikismo. Entre las cosas que los ingleses rapiñaron por todo el mundo tenemos este ejemplo de arte secuencial, unas metopas arrancadas del Partenón que muestran una pelea entre un centauro y un lapita. Sí, amigos, Fidias hacía tebeos de granito. El lapita, por cierto, no era muy espabilado, porque si pretendía darle una patada en los jenofontes al centauro, como que no es ahí.


O esta lucha entre las amazonas de Hipólita y los soldados de Heracles, esculpida en el siglo XXV a. G. P. (antes de George Pérez).
En la zona dedicada a Asia vimos una hoja de tachi como la que buscaba Ronín insistentemente.
Y mucho antes de los Diez Grandes que aparecen en 52 estaban los Ocho Taoistas Inmortales, un supergrupo de la mitología china, cada uno con su propio superpoder, desde manejar una espada matademonios hasta tener un abanico que revive a los muertos. ¿Cómo es que nadie ha hecho un tebeo de esto? Ahí los tenéis, coreando su grito de batalla: ¡Taoistas reuníos!
Y en la próxima entrega ¡tebeos y librerías!