lunes, 9 de junio de 2008

UNOS CUANTOS DÍAS MÁS: LOS PROBLEMAS DE QUESADA

Joe Quesada es un tío de ideas fijas. Pude entrevistarle hace ocho años, en la Expocomic de Madrid, cuatro o cinco meses antes de que le nombraran Editor en Jefe de Marvel. Al final de la entrevista cogió el número de Ultimate Reports en el que aparecía John Byrne y me dijo en un español con mucho acento yanqui: "Este es el gran problema que tiene Marvel". Era la época en la que Byrne se estrellaba reescribiendo precisamente el origen de Spiderman en aquel infame Chapter One. Byrne no duró mucho en Marvel una vez que Quesada tomó el poder.

Joe Quesada sentenciando a Byrne.

En multitud de entrevistas Quesada manifestó su odio hacia Speedball, naif y dicharachero personaje creado en los ochenta por Steve Ditko y presentado a veces como un "Spiderman para los nuevos tiempos". Quien haya seguido Civil War sabe que Speedball se ha convertido en Penitencia, un héroe masoquista que obtiene su poder del dolor y tiene un traje con pinchos... hacia adentro. Cuídate de caerle mal a Quesada.

Quesada siempre ha tenido muy presente a Spiderman. Considera que el personaje más famoso de la compañía debe estar siempre en los puestos más altos de popularidad y ventas. Su primer gran éxito fue Ultimate Spider-man, la estupenda actualización del personaje a cargo de Brian Bendis. Un Spiderman adolescente y, obviamente, soltero. Un personaje lleno de posibilidades frente al veinteañero y casado (separado en esos momentos) Peter Parker con el que se encontró, aún renqueante tras la nefasta Saga del Clon.

En vez de tomar medidas drásticas Quesada contrató a J. M. Straczynski para Amazing Spider-man, que consiguió devolver el interés al personaje. No sólo eso, sino que reconcilió a Peter y Mary Jane demostrando que se podía contar de manera interesante y divertida esta relación marital, convirtiéndola en el argumento central del título. Straczynski no rehuyó la polémica transformando a Spiderman en uno más de una saga de hombres araña, revelando la identidad secreta a Tía May, dándole lanzaredes orgánicos o cayendo en el culebrón como en Pécados del Pasado, la saga en la que se descubre que el Duende Verde le hizo dos críos a Gwen Stacy. Los viejos del lugar reclamaron la cabeza de JMS pero a mí la idea me divierte bastante, aunque esa niña que se parece tanto a su madre que hasta lleva felpa rechine casi tanto como el hijo de Indiana Jones de liana en liana.

En la otra serie de Spiderman, Peter Parker: Spectacular Spider-Man Paul Jenkins, otro protegido de Quesada, seguía demostrando lo mal escritor de superhéroes que es. Sin embargo su narración de la vida del separado Peter Parker en un peculiar vecindario tenía mucha gracia.

Quesada se convirtió en Editor en Jefe en agosto del 2000. Ese mes Amazing vendía 49.900 ejemplares y Peter Parker 46.900 ocupando los puestos 13 y 17 del ranking. El primer número de JMS fue el 30, salió en Abril del 2001, y vendió 77.300 ejemplares, alcanzando el nº 6. Peter Parker se quedó en el 17 con 51.600. Si tomamos los meses de abril de cada año, hasta el 2007, las ventas siguieron la evolución que muestra este bonito gráfico.

Marvel publicaba además distintas miniseries, como aquella tan horrorosa de Get Kraven, escrita por Ron Zimmerman para vengarse de los poderosos productores de Holywood, los hermanos Weisenstein. A partir de octubre de 2005 Peter David escribe la nueva serie Friendly Neighborhood Spider-Man, volviendo a tener el personaje tres títulos supuestamente mensuales. Las ventas de este primer título van desde los 85700 ejemplares del primer número a los 44658 de agosto de 2007.
Las ventas, dependiendo del evento coyuntural, eran más o menos saludables. La serie principal casi siempre andaba entre los diez primeros puestos, pero a Quesada le seguía reconcomiendo el matrimonio Parker-Watson. Se despertaba de noche entre sudores gritando ¡noooooooooo!, recordando aún esa pesadilla recurrente de arañas y anillos de boda. Seguía pensando que lo mejor para el personaje, es decir, para el negocio, era un Parker soltero. A este problema heredado se le unió uno que provocó él mismo: el desenmascaramiento de Spiderman en Civil War.
Por qué estos problemas son tan problemáticos lo analizaremos en el próximo post. Plus plis plas, el jueves más.

6 comentarios:

Peribáñez dijo...

Buen post, pero esa foto de Quesada me ha dejado hipnotizado... Joder, menuda pinta me llevaba el hombre.

Bruce dijo...

Ya falta poco para que alguien lo sentencie a él, y yo me reiré

fer1980 dijo...

Quesada ha tenido muchos aciertos y muchos errores, pero lo que ha hecho con Spìderman va a marcar su gestión para siempre y no va a ser una marca precisamente positiva.

Fran dijo...

El One More Day de Quesada le va a suponer lo que el Nuevo Universo a Shooter y la Marvelution a DeFalco

Juanito dijo...

Me sumo a lo que dice fran y lo que dice fer1980. Creo que Quesada ha tenido muchas cosas buenas, y entre ellas la "ultimatización", que le ha dado unas alas a Marvel que no veas (cine, etc). Y por eso se le recordará.
Lo de Spiderman es circunstancial. Luego las aguas vuelven a su cauce para contentar a unos y otros. Volverán las mariajuanas y los spideys casados, jugando con spideys más juveniles dedicados a captar lectores nuevos.
Eso sí... de ahí a que me guste el OMD... Pues no. Recomiendo el post de Jotacé al respecto.

José Enrique Machuca dijo...

Voy a soltar una de esas frases contundentes y polémicas que tanto gustan: Quesada ha salvado a Marvel. De la Marvel arruinada del 2000 a la de los taquillazos cinematográficos hay un mundo.Y encima han editado un montón de tebeos buenos de verdad. Y Quesada tiene mucho que ver.

Lo cual no contradice que OMD sea una cagada, como iremos desgranando en los próximos días.

Huy, Fran, la Marvelution. Ya ni me acordaba... Me he quedado con la duda: ¿eso no fue más bien cosa de Bob Harras?

Curiosamente en el Nuevo Universo los personajes envejecían en tiempo real, o esa era la idea.