jueves, 12 de junio de 2008

UNOS CUANTOS DÍAS MAS: CASADO Y DESENMASCARADO

El problema de Spiderman no es que estuviera casado, sino que ha envejecido. Y la culpa la tiene Franco... que diga, Stan Lee.

En su primera década Peter envejecía casi en tiempo real. En pocos años los lectores le vieron pasar de la ESO a la Universidad, pero los sucesores de Stan Lee empezaron a ralentizar el envejecimiento de Peter Parker, que empezaba a ser bastante mayor que sus potenciales lectores. Pero lento o rápido, envejecía. Y como buen personaje Marvel que se precie era consecuente con ese envejecimiento: se licenciaba, buscaba piso propio, trabajo, novia,… Y una boda no sólo era una etapa lógica de ese proceso, sino una de esas historias que hacen que los medios de comunicación hablen del personaje.

Se casó Spiderman y se casó Superman. Ambos lo hicieron en los tebeos porque antes lo hicieron en otros medios: las tiras de prensa y la serie de televisión Lois & Clark respectivamente. Tiras y televisión son medios mucho más acostumbrados a estos procesos de madurez en sus ficciones.

Sin embargo es opinión común que el matrimonio coarta las posibilidades de los personajes, al menos de personajes con una base moral tan fuerte como los superhéroes.
Adiós a los flirteos y a las intrigas amorosas, lo que elimina el importante componente de culebrón que tiene el género desde la época de Stan Lee. Recuerdo una historia de Superman de Joe Kelly en la que se tiraba 1000 años en otra dimensión con Wonder Woman, y en el año 853 ésta hasta le decía "Venga, tonto, hazme maravillas", pero ni por esas. .

Y tras el matrimonio, lo lógico, la patenidad, que es otra cosa que echa años encima. Peter Parker tuvo una hija, pero se apañaron para quitarla de en medio durante la Saga del Clon. Esto es algo muy común en el tebeo de superhéroes: el hacer cambios tan radicales y con tan poca capacidad de maniobra posterior que luego hay que inventarse alguna chapuza para arreglarlo.

Straczynski y José Luis Moreno han demostrado que el matrimonio sí es una situación aprovechable, pero Quesada seguía con su runrún y sus pesadillas. Spiderman debía estar soltero, que eso lo hacía más cercano al lector y aumentaba las posibilidades narrativas.

Para complicar más las cosas en Civil War nº 2 dieron el golpe de efecto del desenmascaramiento público, una de esas ideas que en su momento parecen geniales pero que no resuelven nada y sí que crean muchos problemas. Otra de las gracias del género, otra aportación de Stan Lee, es el conflicto entre la vida mundana y la vida superheroica más allá del "debo proteger mi identidad secreta", algo que desaparece en un personaje desenmascarado, porque en vez de tener dos personajes en uno tienes sólo uno. Bueno, en realidad Daredevil estaba demostrando que la idea es un filón, que se puede sacar jugo de los conflictos generados por esa situación, pero precisamente ese era un problema añadido, que el concepto ya estaba siendo explotado en otra serie.

Tras Civil War, Spiderman estaba desenmascarado y perseguido por la ley y los criminales, una vida de fugitivo a la que había arrastrado a su familia. Dramáticamente la situación era excelente, pero no tenía nada que ver ni conducía a lo que Quesada quería realmente, un status quo similar al de los años setenta, una situación parecida a la de las películas de Sam Raimi.

Entre los problemas heredados, los propios y la dieta, Quesada pasaba malos ratos y perdía kilos. Había que hacer algo con Spiderman.

Continuará el próximo domingo.

10 comentarios:

Jose dijo...

"Straczynski y José Luis Moreno han demostrado que el matrimonio sí es una situación aprovechable..." que gran verdad!!

Y me uno a las masas irracionales pidiendo la cabeza de Quesada clavada en un pica por el lío en el que ha metido a Peter. Por cierto, de verdad es necesario todavía que tia May siga circulando por el universo Marvel?? O es que Spiderman sin la tia May no es Spiderman.

José Enrique Machuca dijo...

Pues habrá quien diga que no. El caso es que Peter ha pasado de ser un hombre casado a un friki que vive en el sótano de su anciana tía XD.

Anónimo dijo...

El matrimonio de Spiderman fue medático y simultáneo en los comic-books y las tiras. Y hubo una ceremonia con actores en el Madison Square Garden.

Juanito dijo...

Es como te lo tomes. Hay superhéroes que son iconos. Entonces, los cambios siempre chirrían. Dígase Supes, dígase Batman. Luego hay superhéroes que son personajes. Evolucionan, cambian, más o menos lentamente... para mí, Spiderman entra en esta categoría.
Quesada cree fervientemente que Spiderman es más un icono que un personaje (además, que hay que hacerlo parecido al del cine, por eso de captar más lectores).
Pero, por más que lo intente, ¡no puede contar one more time la etapa de Romita padre!

Yogur dijo...

Partiendo de la base que yo dejé Spiderman cuando John Romita Jr marchó durante la etapa Strazynski y que por tanto me he perdido todo lo posterior, que justamente entre lo de pecados del pasado y el nuevo día es lo que está causando polémica, hay que reconocer que a Quesada se le ha ido la pelota. y por un simple capricho suyo. Al igual que no soy partidario de las resurrecciones en un cómic tampoco me parece lógico que a los personajes no se les deje evolucionar, y menos cuando existe la linea Ultimate en donde se parte de 'cero'. Un buen guionista seguro que puede plantear opciones mejores a la solución que se ha tomado... aunque claro, ahí se topa de bruces con la cabezonería del jefe... A mi me parece un despropósito lo que se ha hecho pero ya digo que como hace tiempo que no lo leo...

Un saludo! ;p

José Enrique Machuca dijo...

Anónimo: No me acordaba de la ceremonia aquella, es verdad. Y sí, el matrimonio fue simultaneo pero porque Stan Lee se empeñó en llevarlo a cabo en las tiras que él escribía, y la Marvel de entonces (creo que bajo Tom DeFalco) se apuntó al carro.

Juanito: Qué tema más interesante has puesto sobre la mesa. Yo creo que Spiderman es un icono. El icono de Marvel. ¡Si sale hasta en los cheques! XD Y a eso vamos, a que nos cuenten otra vez los tebeos de los setenta.

Yogur: Uno de los posts de esta serie iba a llamarse "Los caprichos de Quesada", pero reflexionando he visto que hay más que eso. Ese tema, y las alternativas posibles a la solución dada las vamos a tratar en profundidad en los siguientes posts (al menos dos más).

Bruce dijo...

Yo creo que la solución para volver a contar buenas historias del personaje es suspender la continuidad y que cada guionista cuente lo que quiera, porque ahora mismo tienen las manos atadas..
Es una solución que tampoco me gusta, pero no se me ocurre otra.

Don Guri dijo...

>Straczynski y José Luis Moreno han demostrado que el matrimonio sí es una situación aprovechable,

XDDDDDDDDDDD

José Enrique Machuca dijo...

Bruce: A mí me gusta hablar de coherencia: con el carácter del personaje, con sus motivaciones, con su biografía... La continuidad no tiene por qué ser un handicap: Simonson en Thor y Miller en Daredevil pasaron de la continuidad pero tampoco se la cargaron. Bueno, Miller sí que hizo algunos cambios en la biografiá de DD, pero no eran incoherentes. El problema, como en el caso que nos ocupa, es cuando se hacen cambios muy espectaculares pero que luego nadie sabe qué hacer con ellos. Y para arreglar esa situación hay que ser muy ingenioso o muy incoherente.

Guri: ¿Escenas de Matrimonio llega a Japón????? 8O

PAblo dijo...

El problema está en esa búsqueda del Spiderman setentero adolescente cuyas historias están contadas y recontadas hasta la saciedad pero al que hay que volver para que el jovencito que llega a un cómic de Spiderman a través de las películas se encuentre con un personaje similar. El personaje en el cómic para bien o para mal ha evolucionado y borrar todo eso de un plumazo chirria mucho.

Impacientes Saludos.