miércoles, 12 de septiembre de 2007

EL SECRETO DEL ÉXITO (0% GARANTIZADO)

En el post anterior comentaba mi impresión de que ni Dude ni Recerca consiguieron crear una línea editorial de productos similares que invitaran al lector a comprarse varios de ellos. Hay “compradores de manga”, “compradores de superhéroes”, “compradores de underground” o, de manera más especializada, “compradores de shojo”, “compradores de Marvel”, “compradores de slice of life”, lo que se traduce en “compradores de Glenat”, “compradores de Panini”, “compradores de La Cúpula”..., pero no creo que hubiera “compradores de Dude”, o de Recerca, o no los suficientes.

Si analizamos un poco las publicaciones de varias editoriales de las llamadas “pequeñas” (por número de lanzamientos y cuota de mercado”) nos podemos encontrar, de manera no exhaustiva, con:

Edicions De Ponent apuesta por el producto español, pero alejado de lo “comercial”, con ediciones muy cuidadas de tirada limitada, al igual que Sins Entido.

Ponent Mon se especializa en el comic de autor, en sus vertientes nipona y europea.

Astiberri además de reeditar Bone, también se ocupa de comic de autor, sobre todo franceses y americanos, en ediciones muy cuidadas.

Dolmen, a pesar de sus álbumes de procedencia variopinta es, sobre todo, una editorial de obras teóricas, además de tener su propia revista erótica, Eros Comix, que también da sus buenos beneficios.

Mangaline es uno de los casos más interesantes. No sólo se ha convertido en una de las referencias del manga publicado en España sino que ha abierto filial en Portugal.

Iced Lands ha introducido el manhua (como el manga, pero en chino) y además está empezando a publicar obras de mangakas españolas.

Aleta tiene un par de series de Image –todos amamos Invencible- y las siempre interesantes series italianas de Bonelli.

Etcétera.

Llama la atención la descentralización que la existencia de estas editoriales, valencianas, sevillanas, vascas,... han supuesto en un negocio cuyo centro de gravedad siempre ha sido Cataluña.

Todas ellas tratan de conseguir su cuota de mercado con productos distintivos que formen una línea editorial compacta, haciéndose su grupo de clientes fieles, que les compren casi todo lo que sacan. A partir de ahí la supervivencia consiste en ir adaptándose a las nuevas tendencias sin perder su identidad, algo en lo que
La Cúpula es un caso admirable. Editan productos españoles, americanos y japoneses y, sin embargo, todos se adaptan al estilo de la editorial. Glenat, en cambio, ha ido cambiando radicalmente de estrategia según soplaba el viento, pero tiene detrás el apoyo financiero de la casa francesa y, en la actualidad divide sus esfuerzos entre el manga y el tebeo clásico español.

Me imagino que el caso de Glenat era uno a los que Parissi y Morell se referían cuando ambos hablaban de “no tener dinero detrás” en sus iniciativas empresariales. La verdad es que ese “dinero detrás” es el más miedoso: La factoría de Ideas, Ivrea o Megamultimedia cerraron sus líneas de tebeos en cuanto los resultados no fueron los apetecidos pero han seguido con otras actividades relacionadas con la edición. Si su único negocio hubiera sido el del tebeo probablemente hubieran aguantado más.

Las nuevas y “pequeñas” editoriales se basan primordialmente en tiradas muy limitadas, formato de tomo, distribución a librerías y sin una periodicidad fija que al final resulta ser una atadura, como pasa en el negocio del libro. Más al estilo Norma y menos al de Panini o Planeta. Por ahí parece que va el camino para el que se quiera meter a editar tebeos. Pero lo fundamental es encontrar algo distinto para publicar y un público que lo quiera. Y para eso no hay recetas. Sólo suerte y valor para montar una empresa, algo que yo nunca he tenido y que admiro sinceramente.
¿Alguien puede contar alguna experiencia empresarial en el mundo del tebeo? ¿Qué sector pensáis que ninguna editorial cubre actualmente? ¿Cuál será la "próxima gran cosa"? (Abstenerse de chistes sexuales)

16 comentarios:

Anónimo dijo...

"Megamultimedia cerró sus líneas de tebeos en cuanto los resultados no fueron los apetecidos".
¿Culpa del editor José Enrique Machuca, que, mal que bien, escribió, dibujó, leyó e incluso editó tebeos?

subanónimo dijo...

Es que algunos critican la pajita del ojo ajeno e ignoran la viga doble-T de 500 en su propio ojo.
Pero eso sí, se escupe veneno siempre bajo cierto estilo literario.
Siembra vientos...

Blogrente dijo...

¿Entre anónimo y subanónimo hay la misma relación que entre normal y subnormal?. Pregunto. Sin acritud...

semianónimo dijo...

No, Gregorio, probablemente haya una relación que tú no comprenderías, dado tu carácter misántropo bastante tóxico. Respondo.
También sin acritud.

Blogrente dijo...

Sí. Para ser misántropo basta con haber conocido (o sufrido) a gente como Manolito, Juanito o Antoñito, ejemplo. Pero no termino de captar la relación que intentas establecer entre los términos anteriores.
En fin.
Be water.

Anónimo dijo...

Yo me pierdo entre tantas acusaciones, y como nada de esto me interesa (ni me concierne) te contesto a una de las preguntas, porque me parece obvia; no hay ninguna editorial que cubra de forma amplia el sector infantil.

Algún comic que otro se edita, pero no de forma que pueda crear un público fiel. Aunque de esto ya hablé contigo en otro post.

José Enrique Machuca dijo...

Por Dios, cuánto melodrama. ¿Qué vientos? ¿Qué tempestades?
¿De verdad merece la pena leerse 75 entradas, con sus correspondientes comentarios, de un blog en busca de una razón para sentirse aludido y encima hacerlo desde el (transparente desde el principio) anonimato? Patético. Penoso.

Me imagino que habrá gente que estará alucinando pepinillos con toda esta diatriba, intuyendo que aquí hay mucha mala baba desde hace mucho tiempo. Por mi parte, desprecio.

Pero vale: Trabajé en Megamultimedia, editorial malagueña, desde julio de 1998 hasta septiembre de 2000. Fui Director, Coordinador o como se quiera llamar desde diciembre de 1999 hasta septiembre de 2000. Mi cometido era coordinar la edición de los comics de la editorial para que salieran en su fecha y evitar los retrasos que se estaban produciendo. En esos 10 meses ni un tebeo salió tarde. Ni uno.

El ideólogo de esa línea editorial fue de mi antecesor en el cargo, Juan Antonio Torres, que tras mi nombramiento siguió al cargo de la realización de las revistas. Mi misión consistía en ahorrarle aspectos como relaciones públicas, coordinación técnica etc, para que se concentrara en los contenidos. Esta línea consistía en la recuperación del formato revista con varias historias de "continuará": Trece, Barbarian,... Y yo colaboré en mi cargo para que esas revistas salieran en fecha y di mi apoyo y consejo en todo momento.

En junio-julio Juan Antonio Torres deja de trabajar en Megamultimedia. Las revistas llevaban varios números en la calle, se vieron las ventas y no eran satisfactorias. La idea nos pareció buena pero no cuajó. Se pensó que se podía resucitar el formato revista y fuimos contra la dinámica del mercado.

Durante el verano estuve pensando en cambiar la línea editorial a la edición de tomos con material original de autores españoles y de material americano independiente, Tellos, por ejemplo, que algún contacto hubo, todo ello aunque los dueños de la editorial parecían haber perdido el interés en el mundo del tebeo. Luego, en septiembre de 2000 recibí una oferta para trabajar en aquello para lo que había estudiado (y allí sigo) y dejé Megamultimedia de muy buenas maneras y dejando allí un grupo de gente a las que sigo llamando amigos.

Amigos, que por cierto, están partidos de risa con todas estas diatribas y se ponen como nick del mesenger "Club de fans de anónimo, YA" o "Ponga un anónimo en su vida". Se lo toman a risa, que es lo que se merece el tema.

Bien, esta es mi versión de los hechos. Si alguien tiene otra que la exponga donde quiera o le dejen, que me da exactamente igual, pero yo paso de convertir este blog en refugio de amargados anónimos, que ya se pueden ir cambiando el seudónimo a "Ignorado".

PD: Mientras escribo esto, recibo notificación por mail de que un Anónimo ha dejado un comentario dándoselas de nuevas. ¿Es el mismo multi-anónimo? ¿Es otro? Para mear y no echar gota. Pero vale, ahora contesto.

Javi dijo...

"La factoría de Ideas, Ivrea o Megamultimedia cerraron"

José Enrique, que Ivrea no ha cerrado, sigue publicando manga, así que supongo que te referiría a Devir.

Un saludo.

José Enrique Machuca dijo...

El mercado infantil ahora mismo está cubierto por las revistas basadas en los personajes de las series de dibujos de los canales temáticos tipo Cartoon Network, que son muy beneficiosas.

Vale que de historietas sólo tienen una pequeña parte pero ahora mismo no parece que nadie se atreva a sacar tebeos con material para niños que no esté apoyado por la tele, con la excepción del Mister K de El Jueves, que va bastante bien.

José Enrique Machuca dijo...

Ostras, es verdad, Javi. Gracias por la corrección. En principio hasta tenía pensado reseñar a qué se dedica ahora cada una de las editoriales y en el caso de Devir era, y es, el rol y los juegos de cartas. Devir, no Ivrea. Quiero muchos lectores como tú.

Javi dijo...

Siento ser tan coñazo José Enrique, pero Mister K cerró hace unos meses. :D

José Enrique Machuca dijo...

De coñazo nada, al contrario, tremendamente agradecido. Yo, ceporro. Busqué en google y me metí directamente en el interior de la página de Mister K y pensé que seguía funcionando. Ahora he empezado desde la página principal y en efecto viene la nota de despedida. Una pena.

Lo cual abunda en mi opinión de que hoy a los niños sólo se les puede llegar desde personajes televisivos.

Anónimo dijo...

A lo que Parissi se refería lo de "apoyo detrás" no era al caso de Glénat, sino al de editoriales que se crean con el apoyo económico personal. Ponent tiene a Camarasa, heredero de Famosa, Sinsentido a Moreno, responsable de uno de los estudios de diseño más prestigiosos de Madrid, Dibbuks a Ricardo Esteban, que tiene una lucrativa empresa de recursos humanos, Astiberri se creo a partir de los ingresos de la librería Joker. Son algunos ejemplos.
Glénat no tiene apoyo de la casa madre (casi nunca lo ha tenido), genera su propios ingresos.

José Enrique Machuca dijo...

ESTO es lo bueno de montar un blog: aprender cosas nuevas. Muchas gracias. (Abundando: Mangaline surge de la librería homónima sevillana)

El ejemplo de Glenat era cosa mía, y me refería al empujón financiero inicial o al apoyo en momentos determinados. Obviamente si Glenat España no produjera beneficios de una manera mśa o menos continuada (con el manga han acertado de pleno), cerraría.

otro anónimo dijo...

¿"La próxima gran cosa"?, pues supongo que será el próximo gran Benjamin Grimm.

Anónimo dijo...

Glenat estuvo a punto de cerrar muchas veces. La casa madre francesa estaba ya a punto de cerrarle el grifo a Navarro cuando tuvo la suerte de editar Rurouni Kenshin y salir de números rojos.