lunes, 11 de junio de 2007

QUESADA Y LA PIRÁMIDE DE MASLOW

El asunto de los tomos y los comic-books es, por supuesto, tema de interés también en EEUU. En la última edición de su sección semanal en Newsarama Joe Quesada respondía a la pregunta de un fan que le decía que, ya que cada vez más lectores “esperan al tomo”, si no visionaba un futuro donde no hubiera números sueltos y el material se creara directamente para un tomo. Quesada contestaba que no, que la situación era más bien como las series de televisión que luego pasan a dvd, que coexisten y producen beneficios para la productora: “Si tienes dos fuentes de beneficios activas, ¿por qué cortar una de ellas? Creo que los fans vienen en distintos tamaños y formas y que les gustan sus comics en diferentes formatos”. Y continuaba: “De cualquier forma, las ventas son muy buenas en cualquier categoría y no vemos ningún indicio que haga pensar que una forma de edición tenga que ser reemplazada por la otra”.

El razonamiento es impecable y describe con toda precisión el momento actual, lo que no quita que, de la misma manera que hace quince años no había tomos recopilatorios, cualquiera sabe lo que pasará dentro de otros quince. Mi opinión ya está recogida en este blog. Quesada insistía en la misma entrevista en la buena salud del mercado americano y en la gran cantidad de lectores que se han enganchado o reenganchado en los últimos años, algo en lo que la política editorial de Quesada ha sido fundamental, no sólo sacando a Marvel de la bancarrota, sino sirviendo de acicate a DC. A esta mejoría han ayudado un mejor material pero, sobre todo, una mejor situación económica. La gente tiene más dinero y se puede permitir gastarlo en ocio.

Abraham Maslow fue un psicólogo que definió la famosa jerarquía de necesidades representada mediante la pirámide que lleva su nombre. Hasta se han hecho anuncios usando esta teoría. Si lo veis me ahorráis escribir un párrafo y vosotros os ahorráis leerlo. Son 46 segundos.


En la versión sencilla de esta teoría el hombre va cubriendo los distintos niveles en su camino a la autorrealización, la felicidad si así lo queréis. Para ello tiene que invertir esfuerzo, tiempo y dinero, que no da la felicidad, pero ayuda a conseguirla. Sólo cuando tiene satisfecho un nivel puede pasar al siguiente. Sólo si le ha sobrado energía, tiempo y dinero puede hacerlo. El ocio estaría en el cuarto nivel, el de la autoestima, y ahí entraría la lectura de tebeos. Cuanto mejor sea la situación económica más fácil será cubrir los tres primeros niveles y más capacidad de ocio se tendrá. Y cuando vengan mal dadas, y no hay nada más cíclico que la economía, no habrá Quesada que valga, y todo se resentirá, empezando por los niveles de necesidad menos básicos. Como los tebeos.

Moraleja: ahora que tienes dinero, gástalo.

Y, no, este blog no lo patrocina Repsol.

Nota aparte: El número 4 de 52 llegó dos días después del 3. Ya estamos al día. No, si este blog va a servir para algo...

Sí. Seguro.

Poooor cierto: la idea de la relación entre situación económica y oferta de ocio salió de una conversación con el gran Gaby López. Venga y miradse su blog.

2 comentarios:

Pepe "Don't call me Señor Biggles!" Díaz dijo...

Increíble.
Solo un tipo como Enrique puede unir en un mismo razonamiento a Joe Quesada, un psicólogo de los años 40 y un breve análisis económico. Chapeau.
Y, bueno, si dentro de quince años ya solo se editan tomos... por lo meno, ya tendré pagada el pisito, con lo que podré sguir comprándolos. Solo espero que los tebeos en grapa -y, lo que es más importante, su distribución a los kioscos de pueblo- duren esos quince años.
Ea, cuidarse mucho, nenes.

José Enrique Machuca dijo...

Hoy me he comprado ancantonio seis tebeos con grapa. La grapa mola. Los tomos molan.Auneque los tebeos con grapa cada vez son más gordos...

Y, tranqui, Pepe, que tú y yo sabemos que el piso lo vas a pagar antes de quince años, grin-grin, blink-blink, nudge-nudge, say no more, say no more, aight, say no more...,