jueves, 5 de febrero de 2009

LA X YA NO MARCA EL LUGAR

Hace 25 años La Patrulla-X era el mejor tebeo del mundo. Nadie ha igualado lo que hicieron Chris Claremont, Dave Crockum y John Byrne con unos personajes internacionales y totalmente nuevos, una fórmula aparentemente condenada al fracaso en un mercado tan endocéntrico como el americano. Esta versión de La Patrulla-X ha sido el último concepto duradero que ha dado el mainstream. Y ya han pasado treinta años.

La primera página de Byrne, con ese cristal M´Kraan lanzando rayos de energía por doquier, probablemente sea la mejor primera página de un artista en una serie, por mucho que él diga, el viejo chocho, que no está satisfecho con ella. Y a partir de ahí un despelote de conceptos, aventuras y ritmo, un ritmo que Claremont tardó mucho tiempo en perder ayudado por Cockrum, Paul Smith, John Romita o Marc Silvestri. La saga Inferno probablemente fue el canto del cisne de tan impresionante trayectoria.

Para entonces los mutantes se habían multiplicado como setas, con Los Nuevos Mutantes (esos increíbles episodios de Bill Sienkiewicz), Lobezno en solitario (el último personaje icónico), Factor-X, X-Force,… De tanto exprimir el limón la fuerza del concepto se diluyó y la franquicia, aunque rentable, acabó siendo el paraíso del aburrimiento y la rutina.

Los pocos momentos de interés la protagonizaron los futuros dueños de Image y más recientemente la etapa de Grant Morrison, que no hizo sino darle su sello a los conceptos más añejos de la franquicia, desde la escuela para mutantes hasta la Fuerza Fénix. Aún más, consiguió que Cíclope fuera un personaje interesante de una vez. Sin olvidar, claro está, los Astonishing X-Men de Josh Whedon, tan agradablemente claremontianos y que, también, abundan en ideas ya utilizadas décadas antes.

Aparte de eso, quedan una serie de “quieros y no puedos” firmados por Scott Lobdell, Joe Kelly, Steve Seagle, Joe Casey o, vaya, otra vez él, Chuck Austen. Hace tiempo que las series-x no están en el top ten de los más vendidos, reemplazados por los múltiples eventos protagonizados por Vengadores y asociados. Ni Mike Carey ni Ed Brubaker, a pesar de aportar algunas ideas nuevas, han podido espabilar la franquicia. Carey no es un autor para superhéroes, por mucho que se empeñe, y Brubaker se luce más en series con personaje protagonista único. De todas formas las series-x se mantiene en unas posiciones muy cómodas (que ya quisieran para sí la mayoría de las colecciones de DC) pero ya no son la referencia.

Yo, profeta: el sucesor de Quesada (alguna vez se tendrá que ir, ¿no?) se pondrá como objetivo revitalizar las colecciones de mutantes de la misma manera que Quesada lo hizo con Spiderman o los Vengadores.

6 comentarios:

felix martinez dijo...

Aunque no comente mucho por aqui, te sigo con constancia.

Y se que no es el tema, pero enohorabuena por el goya, te puedo asegurar que me alegré un monton viendo la ceremonia...

- YOGUR - dijo...

Pues tienes toda la razón. Lo de Brubaker en la Patrulla-X es bastante aburridete y, aunque Carey me gusta, no veo yo que vaya a hacer historia con sus números por bien contados que estén. No obstante, a mi me siguen gustando los mutantes aunque ya no son lo que eran, quizá porque nosotros los lectores tampoco lo somos.

Un abrazo! ;P

Curro dijo...

Hola Enrique:
No soy muy de la Patrulla X pero me ha llamado mucho la atención lo de que: "Nadie ha igualado lo que hicieron Chris Claremont, Dave Crockum y John Byrne"

¿Está este material disponible hoy para comprarlo o está descatalogado?

José Enrique Machuca dijo...

Félix: Muchas gracias por ambas cosas.

Yogur: Cada vez que escribo algo en plan"ya no es lo que era" pienso lo que dices, que hemos cambiado y (implicítamente) estamos viejunos, pero entonces me acuerdo de los Vengadores de Bendis, que no es lo que era, pero me gustan.

Curro: Los capítulos de Claremont, Cockrum y Byrne están en Biblioteca Marvel y creo que los puedes encontrar sin problemas en cualquier librería.

PAblo dijo...

Bufff...Casi suelto una lagrimita con la entrada.

Creo que haces un resumen muy acertado de lo que ha sido la trayectoria de los mutantes que, en mi opinión, han ido perdiendo pujanza debido a la sobreexplotación de la fórmula en los noventa a partir del desdoble de la colección original en "The Uncannay X-Men" y " The X Men" y tanta colección paralela como se sacaron de la manga.

Claremont ha demostrado ser el guionista que con más gracia se ha repetido a sí mismo y dejado argumentos y argumentos sin terminar sin que a casi nadie le molestara en exceso. Un monstruo del entretenimiento.

Impacientes Saludos.

Mr. Martin L. Gore dijo...

Amén a todo Enrique.